Como cada año, fiel por estas fechas llega el carnaval a Los Realejos, llenando de luz y disfraces sus calles y plazas. El tema elegido en esta ocasión son los Juegos Olímpicos. Vaya por delante mi entusiasmo por el desarrollo de todos los actos que desde la Concejalía de Fiestas han organizado con tanto esmero y entrega, y que cuentan con la implicación y participación de muchas asociaciones, murgas, comparsas, grupos y personas de todas las edades que salen a las calles de nuestro municipio a disfrutar del colorido del Carnaval.

El Carnaval de Los Realejos no tiene edades, como se demuestra en los actos que se organizan desde los colegios, asociaciones juveniles o centros de mayores, todos encuentran la mejor manera para alegrarse y divertirse disfrazándose, manifestando que es un pueblo que a pesar de las dificultades no ha perdido la alegría y la ilusión por ser felices.
El Carnaval realejero no conoce fronteras y se hace hueco en cualquier rincón del planeta. Por sus calles pasarán personas ataviadas con disfraces de todo tipo de personajes del mundo del deporte olímpico: tenistas, ciclistas, nadadores, futbolistas, atletas, gimnastas... todos se darán cita en las vías y escenarios del municipio con un claro objetivo, divertirse, pasarlo en grande. Los disfraces no serán un impedimento, esta vez no, todos podrán ataviarse con ropa cómoda: mallas, chándal, camisetas, bañadores, así de este modo no tendrán problemas a la hora de realizar diferentes movimientos.

La idea de mezclar deporte y carnaval es estupenda. No en vano, con el paso del tiempo se ha demostrado que los grandes acontecimientos deportivos son el mejor motor para potenciar el turismo en cualquier ciudad. El grupo de gobierno, consciente de que nuestro pueblo tiene que reinventarse constantemente, ha sabido continuar con acierto una vía que estaba cerrada desde hace algún tiempo.

Los Realejos siempre ha tenido un gran protagonismo deportivo, no sólo a nivel regional, también nacional, superior incluso a municipios con mayor número de habitantes. El deporte es una de las señales de identidad de este pueblo que tiene una gran tradición competitiva como lo confirma la celebración y participación en muchos eventos, locales y foráneos. Estos acontecimientos de amplia repercusión turística y mediática se tienen que considerar como una inversión para la ciudad ya que el retorno económico puede superar con creces el coste de la organización. En definitiva, el deporte por méritos propios se ha convertido en uno de los ejes más importantes de la promoción de Los Realejos como ciudad abierta al turismo y al espectáculo.

Pero no podemos dormirnos, ni agarrarnos a única idea, por tanto hay que apostar necesariamente por cosas nuevas. Si una cosa no funciona hay que descubrir el porqué y si continúa sin funcionar, hay que esforzarse en encontrar otra fórmula. Los Realejos necesita de un gran acontecimiento deportivo, cosas pequeñas también, aún carece de un macro evento de alta repercusión, espero que con los carnavales olímpicos surjan nuevas ideas y opiniones.
En nuestro carnaval realejero nos esperan jornadas maratonianas de fiesta y diversión; disfrazarnos, salir con los amigos, juerga, hidratarnos con responsabilidad o simplemente desconectar. Pero también es momento idóneo para hacer algo de actividad física y llegar con fuerza para la quema de un discóbolo un tanto particular, que durante estos días emulará al Olímpico y Campeón Nacional Mario Pestano, que no es otro que el Señor Rascayú, obra realizada con esmero por Domingo González. Feliz y olímpico Carnaval.

foto-logo

youtube-logo

Prensa-logo

 youtube1

youtube2

youtube3